“Preocuparse es sufrir dos veces”

el

ANIMALES FANTÁSTICOS Y DÓNDE ENCONTRARLOS (2016). Año 1926. Newt Scamander acaba de completar un viaje por todo el mundo para encontrar y documentar una extraordinaria selección de criaturas mágicas. Llegando a Nueva York para hacer una breve parada en su camino, donde podría haber llegado y salido sin incidentes…pero no para un Muggle llamado Jacob, un caso perdido de magia, y la fuga de algunas criaturas fantásticas de Newt, que podrían causar problemas el mundo mágico y en el mundo Muggle. (FILMAFFINITY)

El sábado pasado ya no podía esperar más y fuimos a verla (la estrenaron el viernes :D). Y es que soy seguidora del universo Harry Potter desde los inicios así que volver a él durante algo más de dos horas me entusiasmaba especialmente. Además si el encargado de dirigirlo es Eddie Redmayne (soy totalmente fan desde que le ví en Los Miserables) y transcurre en Nueva York en los años 20…no se puede pedir más!

En un momento de la película, ante una situación bastante peliaguda, uno de los personajes le pregunta a otro: “-¿No estás preocupado?” y el otro responde: “-Preocuparse es sufrir dos veces.” Y esta afirmación tiene mucha más verdad y peso de lo que nos imaginamos.

Resulta que nos pasamos la vida preocupándonos por cosas múltiples y variadas. Pero, (haz la prueba) ¿cuántas de esas cosas está realmente en nuestras manos controlar? La realidad es que la mayoría de las veces son cosas que implican como mínimo a otra persona, y ahí ya estamos perdiendo el control, porque no podemos controlar lo que los demás piensan, hacen o dicen (por suerte). Así que cuando nos pasamos el día dándole vueltas a la discusión que has tenido con tu jefa, con tu pareja, la consulta que tienes en unos días con el médico, etc. lo único que hacemos es: sentirnos peor (nos recreamos…mucho) y dejamos de hacer lo que se supone que estábamos haciendo.

Por ejemplo, si en el trabajo estás todo el día pensando en la cita que tienes con el médico dentro de unos días, es posible que pienses que los resultados pueden ser malos, “¿y entonces qué?, como me dé una mala noticia, ¿qué voy a hacer? Lo mismo tienen que operarme…” Esos dos días te los pasas buscando diferentes opciones, imaginando situaciones posibles. Así que te genera un malestar importante y además no estás a lo que estás (en este caso el ejemplo es trabajando, pero puede ser comiendo con la familia, haciendo deporte, viendo una película, leyendo, etc.). Y cuando llega la cita pueden pasar dos cosas: que las noticias sean buenas o sean malas. Si son buenas…. ¿de qué te han servido esos días dándole vueltas, sintiéndote mal, con ansiedad, nerviosismo, etc.?  Y si son malas…. ¿de qué te han servido esos días dándole vueltas, sintiéndote mal, con ansiedad, nerviosismo, etc.? ¿Te ha servido para algo? ¿Ha modificado de alguna manera el resultado?

Por esto precisamente la preocupación es sufrir dos veces. Cuando tenemos un problema, o una situación en la que tenemos que poner en marcha determinados recursos, se trata de OCUPARSE, ponerse manos a la obra, buscar soluciones. Pero con la preocupación (que está muy bien vista, pero nos tiene muy engañados) sólo conseguimos resultados negativos para nosotros mismos: sentirnos mal durante mucho más tiempo del estrictamente necesario.

Hasta la semana que viene!

Carpe diem ★

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Estuve viendo la peli este sábado y me encantó! En cuanto a tu reflexión sobre la preocupación…que cierto es! A veces es dificil darse cuenta de que estamos tan preocupados por algo que estamos dejando de hacer cosas que realmente puedan solucionar esa situación conflictiva.
    Pero cuando haces “click” y consigues dejar a un lado los “y si…” los “ufff es que no sé lo que va a pasar”, las dudas y las inseguridades al fin y al cabo, cuando lo consigues, la luz empieza a dejarte ver que no era tan complicado como parecía, que paso a paso todo se va solucionando y poniendo en su lugar y sobre todo…que no merecìa la pena invertir tanta energía en darle vueltas a la cabeza para acabar mareado y sin haber dado un paso al frente.
    Gracias por abrirnos los ojos y como siempre…por llamarnos a la vida!

    Me gusta

    1. *Pili* dice:

      Gracias a ti por leerme y compartir tu reflexión 🙂

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s