Las lecciones de las personas mayores

el

EL EXÓTICO HOTEL MARIGOLD (2011). Un grupo de ancianos ingleses deciden disfrutar de su jubilación en Bangalore, una exótica población de la India, pero las diferencias culturales pronto se pondrán de manifiesto creándoles todo tipo de problemas. (FILMAFFINITY).

Hace unos meses dediqué una entrada a esta genial película (https://disfrutandodelmomento.wordpress.com/2015/09/01/cuestion-de-actitud/) y hoy la voy a retomar. La semana pasada tuve la oportunidad de preparara un cineforum para personas de entre 65 y 89 años, y ésta es la peli que elegí 🙂

Una de las mejores cosas que tienen este tipo de actividades es lo que puedes aprender, los diferentes puntos de vista que tiene cada uno, que te hace reflexionar sobre cosas que ni te habías planteado y las lecciones que te dan las personas mayores.

Después de ver algunas escenas que había seleccionado, algunos se animaron a hablar y contar su experiencia. Como a veces los hijos somos un poco pesados y no les dejamos que hagan nada por sí solos cuando aún pueden hacerlo de sobra. O el caso contrario, que les cargan con la responsabilidad de cuidar y educar a los nietos casi como una obligación sin tener en cuenta sus necesidades.

Pero lo que más me llamó la atención fue la experiencia de una mujer que hacía unas semanas se había fracturado el brazo en una caída y venía con él inmovilizado aún. Decía que cuando estaba en su casa se había planteado no acudir a la actividad porque tenía dolores, además del engorro de no poder utilizar ese brazo. Pero que después pensó que si se quedaba en casa iba a estar más pendiente de los dolores, se iba a sentir mal por la situación en la que estaba y además se iba a perder una actividad en la que le apetecía participar. Así que había decidido ignorar los impedimentos, vestirse y venir para pasar una tarde entretenida y diferente. Esto es un ejemplo claro de lo importante que es la actitud con la que cada persona se enfrenta a la vida.

Esta misma mujer reflexionaba sobre la película diciendo que nos pensamos que cuando llegamos a una determinada edad no podemos seguir aprendiendo, adaptándonos a diferentes situaciones, conocer otros lugares, etc. pero que no hay nada más lejos de la realidad. Que el obstáculo no es la edad, sino nosotros mismos. Prueba de esto es que hay personas que con 30 años yo no tienen ilusión por nada, ni luchan por nada, y otras con 80 no dejan de buscar nuevas emociones.

La verdad es que es una suerte poder compartir estos ratitos con personas que en unos pocos minutos te enseñan tantas cosas 🙂

Hasta la semana que viene!

Carpe diem.

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Rebeca dice:

    Me encanta este Post, con cada entrada, una lección que nos das. Gracias!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s