¿Ayudaría?

el puente de los espías

 

EL PUENTE DE LOS ESPÍAS (2015). James Donovan (Tom Hanks), un abogado de Brooklyn (Nueva York) se ve inesperadamente involucrado en la Guerra Fría entre su país y la URSS cuando la mismísima CIA le encarga una difícil misión: negociar la liberación de un piloto estadounidense (Austin Stowell) capturado por la Unión Soviética. (FILMAFFINITY)

Ví esta película hace unos días (100% recomendable) y aunque pasan muchas cosas que pueden llevar a debate y a generar diferentes opiniones, hay un diálogo que se repite en varias ocasiones y que me encanta y entusiasma. Antes de seguir leyendo dale al play 🙂 :

 

Cada vez que Tom Hanks le pregunta si está preocupado, o si nunca se preocupa él siempre responde: ¿Ayudaría? Y nunca hay réplica porque la respuesta siempre, siempre es: No.

Ahora párate a pensar en todas las cosas que en tu día a día te preocupan, inviertes tiempo y energía en darle vueltas y en volver una y otra vez sobre los mismo, sin llegar a una conclusión o solución concreta. Normalmente vienen acompañadas de un “y si…?” (y si me echaran del trabajo? y si suspendiera el examen? y si pasara algo terrible?…) y generan cierto malestar (nerviosismo, inquietud, palpitaciones, dolor de estómago…). Ahora que ya tienes identificadas tus preocupaciones: ¿todo el tiempo y energía invertidos y el malestar que te generan….te ayudan a solucionarlas o a que no pasen? Puede que en un primer momento pensemos que sí, y nos justifiquemos diciendo “Si me preocupo encontraré una solución”. Imagínate una persona con miedo a volar (servidora) que va a hacer un viaje y se pasa días preocupada por si el avión se estrella con la angustia que esto conlleva ….¿de verdad si me preocupo mucho y le doy muchas vueltas a este tema buscando posibles soluciones y alternativas, evitaría que el avión se estrellara? Pues posiblemente no (aún no he desarrollado esos poderes), pero si finalmente decido cogerlo habré pasado unos días bastante angustida inútilmente. Otro ejemplo, una persona muy preocupada por suspender un examen muy importante. En este caso sí que podríamos decir que gracias a su preocupación puede hacer algo para no suspender. Pero yo creo que no es así. La preocupación sólo le va a hacer estar más nerviosa, dormir peor y por lo tanto estudiar peor, necesita más horas para memorizar, cuanto más tiempo necesita menos tiempo tiene antes del examen, etc. En este caso lo que funciona no es preocuparse sino OCUPARSE. Hay que ocuparse de estudiar, de dormir bien, de tener una buena alimentación, de utilizar alguna técnica de relajación antes del examen si fuera necesario…eso es lo que te ayuda a aprobar, el ocuparte de buscar una solución y ponerla en práctica.

Con todo esto lo que quiero decir es que muchas veces gastamos energía inútilmente y nos sentimos bastante mal sin tener que hacerlo en realidad. Te propongo que clasifiques tus preocupaciones: por un lado las que está en tus manos resolver (aprobar un examen) y por otro lado las que no (que el avión no se estrelle) y que inviertas tu energía en ocuparte y buscar soluciones para las que sí están en tus manos. Si no sabes muy bien cómo clasificarlas puedes utilizar el método de la película y preguntarte si preocuparte te ayudaría en algo. Si la respuesta es que no, puedes invertir esa en energía en otras cosas, como disfrutar de la vida 😀

Hasta la semana que viene!

Carpe diem.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s