El amor está en todas partes…

el

Love actually

LOVE ACTUALLY (2003). En Londres, poco antes de las Navidades, se entrelazan una serie de historias divertidas y conmovedoras. “Love, Actually” es una manera abreviada de decir “Love Actually Is All Around” y éste es precisamente el argumento de la película: mires a donde mires, encontrarás el amor en todas partes. Todos los personajes, cada uno a su manera (un primer ministro, una vieja estrella del rock, una asistenta portuguesa que sólo habla su idioma), están relacionados con los aspectos más divertidos, tristes, ingenuos y estúpidos del amor. (FILMAFFINITY).

Otra peli que me encanta desde que la ví en el cine (elenco genial… y que transcurra en Londres puede que también influya 🙂 ) y suelo volver a verla todos los años por estas fechas (me estoy dando cuenta de que últimamente estoy un poco moñas con la elección de las películas). Y así empieza:

“Siempre que me siento pesimista por cómo está el mundo pienso en la puerta de llegadas del aeropuerto de Heathrow. La opinión general da a entender que vivimos en un mundo de odio y egoísmo, pero yo no lo entiendo así. A mí me parece que el amor está en todas partes. A menudo no es especialmente decoroso ni tiene interés periodístico, pero siempre está ahí. Padres e hijos, madres e hijas, maridos y esposas, novios, novias, viejos amigos… Cuando los aviones se estrellaron contra las Torres Gemelas que yo sepa ninguna de las llamadas telefónicas de los que estaban a bordo fue de odio y venganza; todas fueron mensajes de amor. Si lo buscáis, tengo la extraña sensación de que descubriréis que el amor en realidad está en todas partes.”

Y así es, el amor está en todas partes y hay tantos tipos diferentes de amor como personas. Las relaciones son complicadas (me refiero a todo tipo de relaciones, no sólo de pareja) porque es la interacción de dos personas (con sus personalidades, circunstancias, miedos, etc.), y lo que siente, dice y hace cada una de ellas tiene repercusión directa en la otra, y viceversa. Pero una de las cosas que es común a todos los tipos de amor es que las relaciones hay que cuidarlas, con el amor sólo no basta (aunque tantas veces se diga lo contrario). Si facilitamos la vida a los que nos rodean, será también más fácil y gratificante para nosotros. Te propongo que pienses de qué manera puedes cuidar a las personas que son importantes para ti y empieces a hacerlo. Muchas veces son pequeñas cosas, pequeños gestos muy fáciles y rápidos de llevar a cabo. Disfruta, valora, aprovecha cada momento que pases con esas personas, haz lo necesario para no tener que lamentar no haberles dicho que les quieres las veces suficientes (como dice Liam Neeson en la peli) y dile a esa persona especial: todo lo que quiero para Navidad es a ti!

Con el amor como protagonista y un vídeo de la peli (Atención! Si no la habeis visto hay spoilers!) me despido hasta el año que viene (¡vacaciones!), prometo volver en el 2016 con más cine y psicología… Las películas no se acaban hasta que no sale la palabra FIN 😉

Carpe diem!

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s