Birdman y la relación: pensamiento-emoción-conducta.

cartel-birdman

BIRDMAN (O LA INESPERADA VIRTUD DE LA IGNORANCIA) (2014). Después de hacerse famoso interpretando en el cine a un célebre superhéroe, la estrella Riggan Thomson (Michael Keaton) trata de darle un nuevo rumbo a su vida, luchando contra su ego, recuperando a su familia y preparándose para el estreno de una obra teatral en Broadway que le reafirme en su prestigio profesional como actor. (FILMAFFINITY).

Esta semana traigo una película que yo catalogaría como rara, diferente, sorprendente, curiosa, impactante….vamos, una de esas que hay que ver 🙂 Mientras la veía fui apuntando un montón de cosas de las que se podría hablar, hacer una reflexión, comentar… Pero voy a quedarme con una parte, una escena que refleja muy bien lo que tanto utilizamos los psicólogos: la relación pensamiento-emoción-conducta (comportamiento).

El protagonista está en el teatro, en su camerino y una serie de acontecimiemtos le llevan a tener un autodiálogo (o puede que sean alucinaciones….) en el que se dice cosas como: “Eres lamentable, un payaso. Esta vez la has cagado bien, vas a destruir tu carrera”. ¿Alguna vez te has dicho algo parecido?, ¿alguna vez has tirado por tierra todo tu esfuerzo o valía porque algo salió mal?… ¿cómo te sentiste?. Evidentemente si alguien te dice: “eres un payaso, no vales para nada” te vas a sentir muy mal, y más si eres tu el que/la que se lo dice, porque como lo dices tu…te lo crees. Este es el problema de nuestros pensamiento y autodiálogos, que tienen un gran poder sobre nosotros, y que sólo por el hecho de pensarlo creemos que son ciertos, pero no siempre es así. Ese tipo de pensamientos llevan al protagonista a unas emociones muy intensas de ira, miedo, agresividad… y a romper cosas, tirar el mobiliario, destruir lo que tiene a mano (conducta). Y a una conclusión: “Estoy cansado, no puedo hacerlo. Esto no es para mi”.

Con este ejemplo se ve muy bien la relación que decía antes: pensamiento-emoción-conducta. Si modificamos el pensamiento, la manera en la que interpretamos las situaciones ( lo que nos pasa no podemos modificarlo, pero si el valor e interpretación que le damos), estaremos modificando nuestras emociones (que pueden ser menos intensas, más sanas y adaptativas) y por tanto nuestro comportamiento (en lugar de romper todo lo que tenemos a mano podemos buscar alternativas y soluciones a la situación que se nos plantea).

Desde luego parece más fácil decirlo (en este caso escribirlo) que hacerlo, claro que es complicado (sobre todo cuando llevamos mucho tiempo pensando de una manera) pero merece la pena intentarlo, con pequeñas cosas del día a día, que sin darnos casi cuenta nos causan un profundo malestar y como hablaba ayer con una buena amiga…¿qué necesidad hay de crearme a mi misma este malestar?

Hasta la semana que viene!

Carpe diem 🙂

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s