Pulgada a pulgada….

el

un-domingo-cualquiera

UN DOMINGO CUALQUIERA. (1999). Cuatro años antes, los Tiburones de Miami, dirigidos por el entrenador D’Amato (Al Pacino), habían ganado dos campeonatos consecutivos, pero ahora sólo consiguen acumular derrotas. Además, el público escasea y los antiguos ídolos están en el ocaso de sus carreras, particularmente Jack “Cap” Rooney (Dennis Quaid), que a sus 39 años se aferra desesperadamente a lo poco que le queda como jugador profesional. Por otra parte, son frecuentes los conflictos con Christina Pagniacci (Cameron díaz), la joven presidenta y propietaria del equipo. Además, D’Amato tiene serios problemas familiares. (FILMAFFINITY).

En los pocos minutos que dura este discurso de Al Pacino a los jugadores del equipo de futbol americano se pueden sacar muchas reflexiones y conclusiones. Hoy me voy a quedar con la importancia del trabajo y esfuerzo para conseguir lo que quieres.

Lo difícil es salir adelante cuando la situación es complicada (como en la que se encuentran los jugadores), cuando parece que todo está perdido o que no hay salida posible. En ese momento precisamente es cuando tenemos que recordar por qué estamos ahí, en ese punto, cuál es nuestro objetivo, qué queremos conseguir…porque aunque nos pasamos la vida repitiendo (y nos repiten) que sin sacrificio no hay recompensa, lo cierto es que cuando nos estamos sacrificando o sabemos que tenemos que hacerlo, nos da mucha pereza, se nos olvidan las metas y preferimos quedarnos donde estamos.

La realidad es que si queremos conseguir algo hay que trabajar para ello y persistir aunque en más de una ocasión queramos tirar la toalla. Está claro que no es fácil, pero…. ¿Cuál es la alternativa? ¿Quedarnos parados? ¿No hacer nada? ¿Quejarnos del trabajo que tenemos, la vida que llevamos, lo felices que seríamos en otras circunstancias….pero no hacer nada? Esa opción no me vale. Porque si has agotado todas las alternativas y recursos para seguir avanzando en la dirección que quieres y aún así no lo has conseguido, tarde o temprano encontrarás salida, porque en ese camino habrás aprendido muchas cosas. Pero si nos quedamos quietos, lo único que vamos a conseguir es “perder el partido” y además recrearnos en nuestra mala suerte, las circunstancias adversas, los malos propósitos de los demás que nos complican la vida, etc. Al principio es más complicado aún porque sientes que no avanzas, que el esfuerzo que estás haciendo no tiene recompensa…pero “pulgada a pulgada” vas ganando terreno, y entonces te das cuenta de que sin esa pulgada que parece insignificante no puedes llegar a la siguiente, y que si las vas juntando resulta que avanzas y aprendes mucho más de lo que pensabas.

Puede que sea hora de dejar de poner excusas, de decir que no es el momento, no son las circunstancias apropiadas porque (aunque sea una frase muy hecha) el momento es ahora.

“En la vida hay cosas que se van […] pero sólo aprendes eso cuando empiezas a perder esas cosas. Descubres que la vida es cuestión de pulgadas”

Aprovecho para deciros que en las próximas dos semanas no habrá actualización del blog, cerramos por vacaciones 🙂

Carpe diem!

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. “si queda vida en mi, es porque quiero seguir luchando”
    Genial! como siempre

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s