12 hombres sin piedad….O los que lo juzgan todo.

el

12 hombres sin piedad

12 HOMBRES SIN PIEDAD (1957). Los doce miembros de un jurado deben juzgar a un adolescente acusado de haber matado a su padre. Todos menos uno están convencidos de la culpabilidad del acusado. El que disiente intenta con sus razonamientos introducir en el debate una duda razonable que haga recapacitar a sus compañeros para que cambien el sentido de su voto. (FILMAFFINITY).

Hace unos años tuve que ver esta película para hacer un trabajo en la universidad. Desde entonces la he vuelto a ver unas cuantas veces, y es que siempre saco algo nuevo.

Se pueden analizar muchas cosas de la película (mi trabajo era sobre los diferentes tipos de personalidad), pero me voy a quedar con la importancia de la empatía, de ponerte en el lugar del otro para ver desde su perspectiva. Como dice la sinopsis, sólo uno de los miembros (maravilloso Henry Fonda) cree que el acusado puede ser inocente. Todos los demás ven claramente que es culpable, y además tienen prisa y otras cosas que hacer, en lugar de estar encerrados durante horas en una sala discutiendo la inocencia de un adolescente que a todas luces parece culpable. El momento en el que comienzan a estudiar detenidamente lo que ocurrió y se ponen en el lugar de los hechos, comienza a despertarse una “duda razonable” entre algunos de sus miembros. De repente se dan cuenta de detalles que habían pasado por alto, y que pueden ser importantes para comprender lo que pasó en el momento del asesinato.

Llevando todo esto a nuestro día a día (por suerte no tenemos que formar parte de un jurado que decida si un acusado es culpable o no), resulta que nos pasamos la vida juzgando lo que dicen o hacen los demás. Cuántas veces pensamos: “Yo no lo habría hecho así…Yo no habría dicho esto… Yo en su lugar…”, y precisamente ahí está la cuestión, que YO lo habría hecho así, pero TU no, porque cada uno es como es, con sus circunstancias, sus vivencias, su forma de pensar, etc. Muchas veces nos enfadamos con familiares o amigos porque se comportan de una forma que no nos parece adecuada “es que no me ha llamado y tendría que haberlo hecho, es mi hermano, es su obligación porque yo lo habría hecho”. Pero, ¿por qué tendría que haberte llamado? ¿dónde está escrito eso? ¿hay alguna ley universal que lo estipula?. Si aceptamos a cada persona como es, con sus cosas buenas y sus cosas menos buenas y no intentamos que piensen y actúen como creemos que deberían hacerlo nos vamos a ahorrar muchos dolores de cabeza y úlceras. No estoy diciendo con esto que pasemos por alto todo lo que no nos guste o nos siente mal, pero si que es cierto que muchas de las cosas que nos molestan son porque simplemente creemos que nosotros lo habríamos hecho de otra forma, pero no quiere decir que esa forma sea la correcta. Como en la peli, hay que tener en cuenta muchas otras cosas y no sólo los hechos que vemos a simple vista, para decidir si alguien es o no culpable.

Una vez más os animo a ver la película y que comenteis qué os parece 🙂

Hasta la próxima semana! Carpe diem.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s